Enfoques del aprendizaje

 

Imagen2.jpg

 

      Desde la antigüedad, se ha estudiado los fines de la educación, la naturaleza del aprendizaje o la relación profesor-alumno,  por lo cual han surgido varias teorías del aprendizaje.

      En general, el aprendizaje dentro de la teoría conductual se define como un cambio relativamente permanente en el comportamiento, que refleja una adquisición de conocimientos o habilidades a través de la experiencia. (Arancibia, 2005)

     Dentro de la teoría conductual, uno de los procesos que pueden explicar este aprendizaje es el condicionamiento clásico, proceso por el cual un comportamiento (respuesta) que antes ocurría tras un evento determinado (estímulo) ocurra tras otro evento distinto. Un ejemplo de condicionamiento clásico en la sala de clases, es una nueva materia si el alumno asocia la materia nueva con estímulos agradables, probablemente presentará una respuesta condicionada de agrado frente a esa materia. Por el contrario, si asocia la materia con estímulos desagradables, probablemente responderá con desagrado a la materia.  (Arancibia, 2005)

       Por otra parte el condicionamiento operante descrito por F. Skinner, es el proceso a través del cual se fortalece un comportamiento que es seguido de un resultado favorable (refuerzo), con lo cual aumentan las probabilidades de que ese comportamiento vuelva a ocurrir. El principal potencial de este tipo de condicionamiento al ser  aplicado a la educación, consiste en su capacidad para modificar y eliminar conductas indeseables y para instaurar otras deseables. (Arancibia, 2005)

      Este hecho se observa principalmente en los primeros años de escolaridad, con el objetivo de “normalizar” a los estudiantes, en el sentido de que los niños se adaptan a las normas establecidas, esta técnica ha consistido en crear un ambiente conductual apropiado a la situación de aprendizaje, mediante uso del refuerzo y castigo.

      El foco de estudio comenzó a cambiar, a partir de los años 70, de una orientación conductista hacia una orientación cognitiva, se comenzó a estudiar los procesos involucrados en el manejo de la información por parte del sujeto,  lo cual ha dado origen a varias teorías cognitivas del aprendizaje.

      Dentro de este enfoque destaca Jean Piaget, el cual plantea que el aprendizaje,  es un proceso que involucra activamente al individuo, Piaget creía que los niños construyen activamente su mundo al interactuar con él, donde la acción juega un rol fundamental en el proceso de aprendizaje, ya que el niño aprende de lo que hace. (Pozo, 2006)

       Según la teoría del Desarrollo Cognitivo planteada por J. Piaget, el aprendizaje no es una manifestación espontánea de formas aisladas, sino que es una forma indivisible conformada por los procesos de asimilación y acomodación, donde el proceso de asimilación consiste en incorporar nueva información a un esquema preexistente adecuado para integrarla (comprenderla), pero el esquema no sufriría un cambio sustancial, sino que se amplia para aplicarse a nuevas situaciones. En cambio la acomodación produce cambios esenciales en el esquema, esto ocurre cuando el esquema se modifica para poder incorporar información nueva, que sería incomprensible con los esquemas anteriores.  (Arancibia, 2005)

        También es importante mencionar dentro de esta teoría, que el aprendizaje de los niños se encuentra condicionado a las restricciones de las distintas etapas del desarrollo en que se encuentren, lo cual determina que los conceptos que ellos aprenden deben encontrarse acordes con su  nivel cognitivo. Es por esto que distingue cuatro etapas del desarrollo cognitivo: etapa sensorio motriz (0 a 2 años), etapa pre operacional (2 a 7 años), etapa operacional concreta (7 a 12 años) y la etapa de operaciones concretas (12 años en adelante), donde cada etapa está marcada por la posesión de estructuras lógicas de diferente y creciente complejidad, en que cada una de ellas, permite la adquisición de habilidades para hacer ciertas cosas y otras no, y para tratar de diferentes formas con la experiencia. (Arancibia, 2005)

      Según lo descrito anteriormente, se postula una relación entre aprendizaje y desarrollo, donde es necesario conocer las características del individuo a una determinada edad, para determinar el aprendizaje a ellas, es decir, lo que el sujeto aprende está determinado por su nivel de desarrollo. Lo cual fue criticado por  Vygotsky, el cual señala que no podemos limitarnos simplemente a determinar los niveles evolutivos si queremos descubrir las relaciones reales del desarrollo con el aprendizaje. (Pozo, 2006)  (Arancibia, 2005). Según este autor el aprendizaje es un proceso social que ocurre en interacción con otros, donde se establece una mediación entre el sujeto y el medio cultural en el cual se desenvuelve, por lo tanto, estos procesos de aprendizaje no solamente se construyen dentro de la sala de clases, sino también con su grupo de amigos, en su familia, etc.

     Los estudiantes aprenden por la acción de un mediador que se interpone entre el estímulo y la respuesta del sujeto,  Vygotsky plantea su teoría Zona del Desarrollo Próximo (ZDP), lo cual corresponde a la distancia que existe entre el nivel evolutivo real de desarrollo, determinado por todo aquello que el individuo puede hacer por sí solo, es decir, de manera autónoma, y el nivel de desarrollo potencial, que se encuentra dado por lo que el sujeto puede llegar a hacer con la ayuda de otro, bajo la guía de un adulto o en colaboración con un compañero más capaz. (Arancibia, 2005)

      Bruner también postula que el aprendizaje supone el procesamiento activo de la información y que cada persona lo realiza a su manera, el individuo atiende selectivamente a la información y la procesa y organiza de forma particular, por lo que define el aprendizaje como el proceso de “reordenar o transformar los datos de modo que permitan ir más allá de ellos, hacia una comprensión o insight nuevos” (Arancibia, 2005), postula un aprendizaje por descubrimiento. Para Bruner, se aprende haciendo, manipulando objetos o realizando representaciones o esquemas, y también mediante la utilización de un modelo simbólico como es la palabra escrita o hablada, ya que el lenguaje aumenta la eficacia con que se adquieren y almacena los conocimientos y con que se comunican las ideas. (Pozo, 2006)

     Por otra parte Ausubel propone una explicación teórica del aprendizaje según el punto de vista cognoscitivo, para este autor  los individuos aprenden según el aprendizaje significativo, proceso a través  del cual una nueva información se relaciona con un aspecto relevante de la estructura del conocimiento del individuo. (Arancibia, 2005).

     Este enfoque de aprendizaje es producto siempre de la interacción entre una información nueva y la estructura cognitiva preexistente, es decir, aquellas ideas previas que posee el estudiante.  Los significados son una construcción individual, ya que la comprensión o asimilación  de una información implica siempre una deformación personal de lo aprendido. (Pozo, 2006) 

      El aprendizaje significativo se produce cuando se relaciona o asimila información nueva con algún concepto ya existente en la estructura cognitiva del individuo que resulte relevante para la nueva información que se intenta aprender (Pozo, 2006). Por lo cual es fundamental conocer la estructura cognitiva del estudiante, no solo se debe saber la cantidad de información que posee de un tema determinado, sino cuales son los conceptos que maneja.

     Es por esto que un aprendizaje memorístico o por repetición, donde los contenidos están relacionados entre sí de un modo arbitrario, será carente de todo significado para la persona que aprende. (Pozo, 2006) 

      Es importante considerar nuestro propio proceso de aprendizaje escolar, lo cual estará determinando la orientación que le damos en la sala de clases, presentando grandes vacíos, en la medida en que se abordan conceptos temáticos de manera independiente los cuales no ofrecen de manera sustancial un verdadero significado en el aprendizaje escolar.

     La selección de contenido es una tarea de las administraciones educativas de cada país, donde los temas generales que se deben trabajar en el aula están definidos  y no son tarea del docente, pero la organización y análisis de los contenidos es lo que corresponde al profesional docente, ya que es él quien debe saber cuál es la naturaleza del contenido que debe enseñar a los estudiantes para su aprendizaje significativo.   (Garzón, 2010)

 

 Referencias bibliográficas

  Arancibia V. y Strasser K. Manual de Psicología Educacional. Editorial Universidad Católica, Santiago, 2005. 5ª Edición.

Pozo Juan Ignacio, Teorías cognitivas del aprendizaje (2006), ediciones Morata

Garzón N. y Gamboa A. La enseñanza de la célula desde un aprendizaje significativo para estudiantes de quinto de primaria. Junio 2010.

 

|

Comentarios

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

  • No hay comentarios recientes
Cerrar